El 55,8% de los consumidores utiliza su móvil en las tiendas físicas para comparar los precios ‘on-line’ de los productos deseados y el 34,2% lo utiliza para hacer fotos de ofertas y publicidad, un porcentaje que se eleva hasta el 45% cuando se refiere a hacer fotos de los propios productos que despiertan interés.

Además, casi uno de cada cuatro utilizan el ‘smartphone’ para pedir consejo en Internet antes de adquirir un producto, y casi uno de cada cinco acaban comprando por Internet un producto parecido al que ven en la tienda física,

Así se desprende del estudio ‘El futuro de los pagos 2020‘, desarrollado por UniversalPay, que revela que el teléfono móvil se ha convertido en una herramienta fundamental en el desarrollo del ‘m-commerce’ y del ‘m-payments’.

Ambos contribuyen a la consolidación del comercio unificado y de los pagos integrados, dos conceptos clave para el éxito de la experiencia de usuario en la digitalización de los pagos, pues favorecen la reducción de costes de los comercios, generan una mayor conveniencia y una menor fricción de los consumidores a la hora de enfrentarse al proceso de compra.

Plataforma de comercio común

Por eso, es importante desarrollar una plataforma de comercio común que dé una vuelta de tuerca a la omnicanalidad, rompiendo los muros de los canales internos y centrándose en la experiencia de compra.

La apuesta de los negocios por el comercio unificado incluye la implementación de aplicaciones propias, soluciones m-POS y otras herramientas centralizadas en una única base de datos. El objetivo debe ser la integración de todos los canales de venta y de todos los procesos de compra, para optimizar costes, generar ventas y proporcionar una experiencia de usuario unificada.

Para ello, es necesaria la integración del sistema de transacciones, conectando todos los canales del negocio con los terminales de pago de la tienda. En la actualidad, solo el 25% de los comercios tiene integrados los canales offline y ‘on-line’, pero este paso permitirá automatizar la operativa diaria reduciendo los tiempos de gestión e integrando múltiples operativas de pago.