La Xunta de Galicia y la Autoridad Portuaria de Vigo demandan avances en la salida sur ferroviaria del enclave olívico y el Corredor Atlántico, así como que tengan partida propia en los fondos de reconstrucción.

La Xunta considera esencial tener una red ferroviaria realmente competitiva y que mejore las capacidades logísticas de Galicia.

En esta infraestructura constituye una de sus elementos estratégicos y con mayor proyección logística la salida sur ferroviaria de Vigo, que incluye la conexión de la terminal portuaria de Bouzas.

Este proyecto, con una inversión estimada de 496 millones de euros, supone la construcción de una prolongación de quince kilómetros del Eje Atlántico, desde la estación de Urzáiz hasta la línea ferroviaria actual que va al sur, con la que conectaría en Porriño, más un ramal de otros cinco kilómetros para conectar directamente con la terminal de Bouzas.

En relación con esta infraestructura, un estudio encargado por la Xunta sobre el coste-beneficio de la actuación afirma que permitiría ordenar y racionalizar la situación de las líneas y terminales ferroviarias en el área viguesa, al tiempo que se estima un crecimiento de movimientos de 240.000 nuevas toneladas al año, un 6% más.

Al mismo tiempo, el Ejecutivo gallego también cree que existe la necesidad de dotar a la Plisan de conexión ferroviaria, algo que contribuiría de manera decisiva a la atracción de empresas a esta plataforma logística.