La reducción de la mano de obra en la eurozona está golpeando duramente al sector logístico, afectado por la escasez de conductores de vehículos pesados, preparadores de pedidos en los almacenes y operadores de carretillas elevadoras.

Si bien es cierto que el Covid y la agitación económica y social son en parte responsables de la actual crisis de mano de obra, otros factores -entre los que se encuentra el descenso de la población de trabajadores en la mejor edad- sugieren que no es un problema temporal, sino algo con lo que la industria logística tendrá que aprender a lidiar a largo plazo.

Incluso en países con altos niveles de desempleo como España, existe una gran demanda de personal de almacén y operadores de carretillas elevadoras debido a la escasa oferta de personal cualificado para realizar estos trabajos.

Por supuesto, un menor número de personal en cualquier almacén tradicional supone una gran presión para los empleados existentes y hace que un trabajo ya de por sí agotador sea aún menos atractivo.

La falta de trabajadores significa que los operadores de almacenes tienen que ofrecer salarios más altos, con lo que la mano de obra es ya uno de los costes más importantes en un almacén. Esta situación está llevando a las empresas a buscar nuevas formas de ofrecer los mismos niveles de servicio con menos personal.

Carretillas elevadoras sin conductor

Así, un número creciente de operadores de almacenes y centros de distribución europeos consideran que la tecnología de carretillas elevadoras sin conductor representa la solución óptima a los retos de contratación y costes laborales.

Las carretillas elevadoras sin conductor realizan todo tipo de tareas, incluyendo la carga y descarga de vehículos, la colocación y recuperación de palets en estanterías, así como los movimientos de palets y cajas de seguridad en todo el almacén.

Además del evidente ahorro en costes de mano de obra, contribuyen a reducir los daños a la mercancía, a las estanterías y a las carretillas, obteniendo una mayor precisión en el picking y un uso más eficiente del espacio de almacenamiento disponible.

Nestlé, DHL y Walmart, por ejemplo, ya han adoptado el sistema de carretillas sin conductor VisionNav, disponible en toda Europa, aunque innumerables usuarios de carretillas pequeñas y medianas también se benefician de la solución.

Su tecnología de navegación basada en la visión se centra en una cámara montada en el vehículo para percibir el entorno. La información relativa al diseño estructural y a la disposición del sistema de almacenamiento se almacena en forma de mapas fuera de línea, que el sistema de navegación visual hace coincidir con las imágenes en tiempo real recibidas de la cámara.

Esto permite a las carretillas dirigirse a su siguiente ubicación por la ruta más corta, rápida y segura. La tecnología de navegación visual no sólo es altamente eficiente y flexible, sino que es rápida y fácil de instalar y aporta un rápido retorno de la inversión, tras un periodo de 18 a 24 meses.

Por tanto, no es de extrañar que cada vez más empresas adopten la tecnología de las carretillas elevadoras automatizadas para optimizar la eficacia de sus procesos intralogísticos.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110