Conducción autónoma otto uber

El potencial de los vehículos conectados y autónomos para generar un cambio transformador es enorme.

Siemens acaba de publicar el estudio ‘Cities in the Driving Seat’, según el cual la llegada de los Vehículos Conectados y Autónomos, CAV, puede producir cambios importantes y disruptivos en las ciudades de todo el mundo. Además, investiga las relaciones entre el desarrollo urbano, las políticas de transporte público, el suministro de energía, la contaminación y la creciente participación de estos vehículos en el tráfico.

Los CAV deben ser parte de una transformación más amplia de las áreas urbanas. Por ello, las ciudades deben abordar y planificar con antelación el reto de la transformación de la movilidad. El estudio también describe los beneficios y riesgos potenciales, y analiza distintos escenarios en la adopción de los mismos.

El potencial de los CAV para generar un cambio transformador es enorme. Entre los mayores beneficios están los viajes de ‘primera y última milla’, la reducción del ruido, la contaminación del aire y las emisiones de gases de efecto invernadero, y la disminución del número de muertes y lesiones en la carretera, entre otros.

Sin embargo, el informe también señala que se podrían producir consecuencias negativas, como la continuación de los efectos del cambio climático, la no disminución del número de vehículos en propiedad, el aumento del recorrido por vehículo o incluso el aumento de la congestión en el tráfico urbano.

Por último y para maximizar los beneficios de la automatización y de la introducción de este tipo de vehículos, el informe recomienda aprovechar el avance de cuatro transformaciones cruciales, que deberían realizarse de forma simultánea, para el futuro de las ciudades: automatización, electrificación, conectividad digital y movilidad compartida.