El comercio electrónico pugna por ganar rentabilidad en la distribucióny reducir las entregas fallidas.
En esta batalla, el uso de consignas y puntos de conveniencia son algunas de las armas que se utilizan con el fin de reducir al máximo la logística inversa y mejorar la sostenibilidad de las entregas de comercio electrónico, al tiempo que se ofrece una alternativa eficaz al reparto domiciliario.

Ahora, Amazon trae a nuestro país sus propias consignas, Amazon Lockers, en las que los clientes podrán retirar sus pedidos en un plazo máximo de tres días, al final de los cuales el paquete es devuelto al almacén.

Una vez que el paquete se haya depositado en la consigna que el cliente haya seleccionado, se le enviarán una serie de instrucciones y un código para la recogida por correo electrónico al destinatario para que pueda retirarlo.

El servicio es gratuito para los miembros de Amazon Prime. Si no es así y el pedido es inferior a 29 euros, se aplicarán las tarifas que Amazon tiene fijadas para el método de envío seleccionado.

Amazon Lockers está disponible para ciertas áreas geográficas y se ha desplegado en diversos centros comerciales de la Comunidad de Madrid y Valencia, con la intención de ampliarse en los próximos meses. Así mismo, el servicio también tiene limitaciones en función de las dimensiones, categoría, importe o disponibilidad del producto.