Poco a poco se van definiendo los bandos en la lucha por el plan de peajes en la red viaria de alta capacidad detallado en el Plan de Recuperación elaborado por el Gobierno, para acceder a los fondos europeos Next Generation.

La última toma de posición es la de la Confederación Nacional de la Construcción CNC, organización empresarial constituida en España en 1977 que reúne a casi todas las asociaciones existentes en el sector, que se ha mostrado favorable la propuesta del Gobierno, dado que la inversión pública que se destina a las carreteras no es suficiente para asegurar su correcto mantenimiento, con una reducción en la última década del presupuesto destinado a la conservación y seguridad de un 76%.

En este sentido, la asociación patronal estima que se necesitaría una inversión de 7.500 millones de euros para poner a punto la red viaria española, toda vez que las carreteras presentan deterioros graves en más de la mitad de la superficie del pavimento.

La confederación propone que lo recaudado con los futuros peajes se destine a un fondo exclusivo de uso para infraestructuras viarias y de transporte que permita acabar con el déficit y realizar acondicionamientos puntuales, minimizar las emisiones contaminantes CO2, crear carriles reservados, reducir el número de accidentes y adaptar las vías a la nueva movilidad que está por llegar.

Así mismo, la patronal también defiende que el pago por uso contribuirá a reducir las desigualdades que se han generado a nivel territorial, puesto que únicamente cuatro Comunidades Autónomas concentran más de la mitad de la red de peaje del país.