En el último año y medio, la sostenibilidad se ha convertido en uno de los factores que marcan el presente y el futuro a medio plazo del sector logístico y de transporte.

La década actual va a suponer, a juicio de diversos expertos, un momento crucial para la transición energética en el sistema de transporte hacia fuentes de energías más limpias.

Diez claves

En este sentido, Transport & Environment estima que existen diez elementos clave que guiarán el proceso de descarbonización del transporte.

En primer lugar, la entidad señala que las medidas para lograr una mayor ssotenibilidad deben tomarse ya, sin tiempo que perder, ya que tardan un tiempo en lograr sus efectos.

Además, por otro lado, se propone que las medidas de descarbonización se adapten a los cambios que vayan produciéndose, para lo que se propone que se estipulen diversos planes de contingencia y diversas líneas de inversión.

En tercera posición, se propone que las medidas de sostenibilidad deben superar los ámbitos sectoriales, mientras que en cuarto lugar se defiende que el proceso de transición energética debe afrontarse con el fin de conseguir un sistema de transporte más resiliente, sostenible y accesible.

Por otra parte, también se aboga por hacer pedagogía y comunicar los beneficios que aporta la sostenibilidad al transporte, desde diversos puntos de vista.

En sexto lugar, se pide una apuesta decidida por soluciones innovadoras para que puedan aplicarse cuanto antes y acelerar la reducción de emisiones.

De igual modo, se propone descentralizar la toma de medidas para impulsar la descarbonización y alinear este proceso con la transformación digital, para acelerarlos a la par.

Finalmente, se aboga por establecer paquetes de estímulo para la recuperación económica tras la pandemia que se basen en propuestas de sostenibilidad y digitalización, así como por fijar mecanismos de ayuda para las empresas de transporte para impulsar que tomen medidas de descarbonización con transparencia y colaboración.