La estrategia logística de las empresas para los próximos años pasa por la automatización y el aumento del número de trabajadores que utilicen dispositivos tecnológicos. Así se se refleja en el reciente estudio ‘2024 Warehousing vision‘ que ha sido publicado por Zebra.

De cara a 2024, el 71% de los responsables de las empresas planea automatizar parcialmente sus almacenes o incorporar este tipo de mejoras para sus empleados. De hecho, tres de cada cuatro ve necesaria la interacción humana para conseguir un equilibrio operacional, aunque el 24% ya se plantea utilizar robots para la gestión del inventario entrante, el 22% para el empaquetado y el 20% para la manipulación de mercancías.

La automatización mejorará el rendimiento del trabajador sin necesidad de reemplazar a los empleados, pero para introducir estos avances también se hace necesario rediseñar las estrategias logísticas. El 87% están en proceso o planificando la expansión del tamaño de sus almacenes, aunque su mayor desafío reside en las nuevas tecnologías, que les permitirán tener una mayor visibilidad de sus activos.

Además, a medida que los almacenes aumentan de tamaño también crecerá el volumen de unidades en stock y la velocidad a la que los artículos deben ser enviados. En este sentido, cabe mencionar que el aumento de la rapidez en las entregas es uno de los principales factores que ha llevado a las empresas a poner en marcha nuevos planes de crecimiento.

Soluciones holísticas

En el futuro cercano, los empresarios cambiarán su enfoque hacia la integración de soluciones holísticas, con el fin de crear entornos basados en datos que favorezcan el equilibrio entre el trabajo manual y la automatización.

El 77% de los responsables coinciden en que necesitan modernizar sus operaciones para seguir siendo competitivos en la economía bajo demanda. Por ello, el 73% está implementando o actualizando sus dispositivos móviles, tabletas y escáneres de código de barras.

En lo que respecta a Europa, se estima que el tamaño medio de los almacenes se incrementará en un 26%, por encima del crecimiento de cualquier otra región. También aumentará la utilización de tecnologías de localización y RFID, que un 25% utilizará para el empaquetado, un 20% para la gestión del inventario y un 19% para tareas de selección.