La irrupción de Goldman Sachs en el mercado inmologístico español, marcha viento en popa, desde la constitución de su nueva plataforma de inversión y gestión de espacios logísticos Newdock el 2 de febrero de este año, con siete proyectos en cartera. En tan sólo nueve meses han iniciado las obras de construcción de los tres primeros en Madrid, Illescas y Málaga, siendo el de Getafe el más adelantado, que tiene prevista la finalización de los trabajos para el próximo mes de diciembre.

En cuanto a la actuación en Málaga, se está desarrollando en la localidad de Cártama, «en el valle del limón», a 20 km de la capital por la A-357, en el parque de Fahala, con Norton como empresa constructora y MCA como promotor delegado, corriendo la comercialización por cuenta de CBRE en exclusiva.

Consta de tres naves logísticas ubicadas en las parcelas CAH-2 y CAH-4, completamente urbanizadas, que se articulan en dos suelos colindantes con una superficie total de 85.000 m², para un desarrollo logístico de máximo rendimiento tanto de capacidad de almacenamiento como de la operativa interior.

El planteamiento obedece a una modulación de cinco naves, de las que una de ellas en la parcela CAH-2 es independiente y todas ellas son de tipo B, para riesgo Medio nivel 5, mientras que la nave en la parcela CAH-4, se puede dividir en cuatro módulos que se pueden combinar de acuerdo a las necesidades del cliente y es de tipo C, para riesgo Medio nivel 5.

Fátima Sáez del Cano, consejera delegada de Newdock, durante la presentación del proyecto de Cárcama.

Con la posibilidad de albergar hasta nueve inquilinos, dependiendo de la modulación, se pueden encontrar superficies desde 2.500 m² a 18.000 m².

En cuanto a las especificaciones de la construcción, la estructura es de hormigón armado prefabricada, con solera con fibras sin juntas, cubierta tipo Deck, fachada en panel de hormigón y adaptada a la imagen de marca de Newdock y una altura libre interior de 11,20m.

Como elementos de innovación, en el 50% de los muelles se instalarán tomas eléctricas, se han incorporado en la construcción materiales de bajas emisiones, y se ha puesto especial atención a procurar iluminación natural, mediante claraboyas y exhutorios que se han diseñado para mejorar el comportamiento ante el fuego, a la hora de evacuar los humos.

Como consecuencia de las políticas ambientales incorporadas a lo largo del proceso de diseño y ejecución, se va a solicitar la certificación Leed Platinum, que supondrá convertirse en el primer edificio en Andalucía en conseguir esta certificación.

Con la obra a un nivel de ejecución del 25%, los plazos previstos contemplan la finalización para abril de 2022.