Las obras de construcción de la nueva terminal de graneles sólidos del puerto de Alicante avanzan a buen ritmo, como han podido comprobar el consejero valenciano de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, el presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante y el consejero delegado de Eiffage España en una reciente visita.

A juicio del consejero Arcadi España, el trabajo conjunto del puerto y la concesionaria ha sabido conjugar «la sostenibilidad medioambiental y el crecimiento económico» en un proyecto que, al tiempo, también «da respuesta a una reivindicación histórica de los vecinos y vecinas de la ciudad por los problemas medioambientales que provocaba».

La inversión de la concesionaria, que asciende a 14 millones de euros, va a permitir construir una nave que reducirá y evitará la contaminación como esperaban especialmente los y las residentes de esta zona de Alicante, dada la proximidad del recinto portuario con el nucleo de población de la capital alicantina.

De esta forma el puerto y la concesionaria han dado una respuesta sostenible y centrada en presevar la salud de la población, conjugando la sostenibilidad medioambiental y el crecimiento económico.