La Organización Internacional del Transporte, IRU, ha realizado un estudio para medir el impacto del Covid-19 en el sector del transporte. Según esta investigación, la facturación de las empresas se reducirá en un 18% en 2020, lo que supondrá unas pérdidas de más de 550.000 millones de euros.

Esto se debe principalmente a las restricciones que se han impuesto al transporte y a la recesión económica causada por la pandemia, tal y como explican desde CETM a la luz de este documento.

El sector que se verá más afectado será el de Oriente Medio y el norte de África, con un descenso del 22%, mientras que en Asia, la disminución será del 21%. En Europa, la facturación se reducirá en torno al 17%, lo que se traduce en unos 64.000 millones de euros menos.

Por países, las pérdidas en el año fiscal estarán por encima del 30% en Argentina, Irán y China, y entre el 21% y el 30% en Turquía, Bulgaria, Ucrania, Polonia, Noruega, Reino Unido, Países Bajos, Australia, Brasil, Colombia y México. En la península ibérica, se situarán entre el 11% y el 20%.

Perdidas en el año fiscal para el sector del transporte

Desde la IRU, han criticado las medidas que han tomado los diferentes gobiernos para ayudar al sector del transporte de mercancías, generalmente insuficientes, y han hecho un llamamiento para que se pongan en marcha acciones que faciliten la recuperación de un sector que se mantuvo flexible y operativo en los peores momentos de la crisis sanitaria.