La pandemia ha acelerado toda una serie de cambios en los hábitos de consumo que obligan a las empresas a adaptarse a un nuevo entorno más digital.

En este sentido, muchas plataformas de reparto, tras el primer impacto de la ‘Ley Rider’ en su modelo de contratación laboral, siguen realizando esfuerzos por ganar rentabilidad y acercarse a consumidores muy exigentes e informados, en un entorno extraordinariamente competitivo.

Así pues, Just Eat sigue apostando por incorporar nuevas experiencias a su línea de negocio y ha superado ya la cifra de 20.000 restaurantes asociados en España, con lo que ya cubre un 95% del territorio nacional y da servicio a un centenar de grandes marcas de restauración del país a través de un conceto híbrido que mezcla en su marketplace repartidores propios y los de los restaurantes asociados.

De igual modo, la plataforma también tiene previsto iniciar próximamente las obras de su futura sede corporativa en Madrid.

Por otra parte, Glovo mantiene firme su apuesta por el quick-commerce, con entregas ultrarrápidas a través de recursos propios o por medio de acuerdos con otras marcas y cadenas.

Dentro de este último contexto, la plataforma ha empezado a ofrecer en Madrid y Santander más de 700 referencias de productos artesanos y ecológicos de la cántabra El Súper de los Pastores.

A través de estas colaboraciones se busca ofrecer un servicio omnicanal, adaptado a las necesidades de unos consumidores que mezclan el canal físico con el on-line a la hora de acceder a bienes y servicios, especialmente en entornos urbanos.