camiones en puente por encima autopista carretera transporte

Para Fenacotrans, se han utilizado las cooperativas para «conseguir mano de obra sometida y en condiciones económicas precarias».

Más a menudo de lo que sería deseable, pagan justos por pecadores y, consecuentemente, se tiende a demonizar situaciones o figuras jurídicas que en sí mismas solo son instrumentos flexibles que algunos llevan un punto más allá para darles un mal uso.

En este sentido, tras una reciente Sentencia del Tribunal Supremo de la que ya ha informado Cadena de Suministro, las cooperativas de transporte asociadas en Fenacotrans rechazan «la utilización fraudulenta de dicha figura empresarial que en los últimos años están llevando a cabo por algunos grandes flotistas y operadores logísticos, con el único objetivo de conseguir mano de obra sometida y en condiciones económicas precarias, ocasionando una clara situación de competencia desleal para el resto de cooperativas y empresas de transporte españolas que operan en el sector».

Así mismo, la institución «lamenta que esta utilización indebida de la figura de la cooperativa sirva de excusa a determinados intereses ocultos ajenos al sector del cooperativismo para desprestigiar el buen hacer de la mayor parte de las cooperativas que operan en el sector del transporte, por la reconocida finalidad social que desarrollan, la creación de empleo estable que generan, su contribución a las arcas públicas y, a diferencia de otros modelos empresariales, por no llevar a cabo procesos de deslocalización a otros países con menores costes sociales y fiscales, al estar enraizadas en nuestro territorio».

Además, Fenacotrans también argumenta que estas «figuras ficticias e irregulares» perjudican gravemente los derechos de los autónomos y trabajadores, al tiempo que tachan su funcionamiento «como claras actitudes de competencia desleal».