En el mes de octubre de 2021, entrarán en vigor las enmiendas propuestas por la Organización Marítima Internacional a la regulación E-1 del Convenio de Gestión del Agua de Lastre, que exigen la realización de pruebas de los sistemas de gestión del agua de lastre.

Acordadas en el encuentro MEPC 74 de la OMI, se espera que dichas enmiendas entren en vigor en noviembre de 2020, por lo que desde ese momento se animará a las administraciones encargadas del abanderamiento de buques a implementar la nueva regulación. De hecho, en Australia, Chipre, Panamá y Singapur ya están exigiendo que se lleven a cabo estas pruebas.

Además, se espera que en el MEPC 75, se adopten algunas enmiendas nuevas para la puesta en marcha de las pruebas de estos sistemas de gestión. Entre ellas, se incluye el requisito de que la recogida y el análisis de las muestras representativas sean independientes del fabricante o proveedor del sistema de gestión, y se realicen según el criterio de la Administración.

Antes de que se produzcan estos cambios a nivel regulatorio, Lloyd’s Register ya ha incluido una nueva categoría en sus procedimientos para la aprobación de proveedores de servicios, relacionada con la puesta en marcha de pruebas en los sistemas de gestión del agua de lastre.

Por tanto, se prevé que una vez se apruebe la nueva normativa, solamente se acepten las pruebas realizadas por un proveedor que cuente con la correspondiente validación. Por ello, desde la compañía animan a todas aquellas que deseen ser reconocidas como proveedores de este tipo de servicios para la realización de pruebas, a que soliciten ya la aprobación a través de su oficina local.