Un reciente informe elaborado por Prologis Research y el MIT Real Estate Innovation Lab destaca los beneficios medioambientales que puede aportar un diseño específico para la operativa logística del canal on-line.

Según el estudio, las emisiones de carbono de las compras del canal on-line son un 36% inferiores de media que las realizadas en tienda, de tal manera que el comercio electrónico tiene una clara ventaja de sostenibilidad sobre las compras que se realizan en el canal físico, incluso si se tienen en cuenta un mayor volumen de devoluciones y el embalaje que se utiliza para los envíos a domicilio.

En esta misma línea, las redes logísticas desarrollas específicamente para el e-commerce, incluidos los hubs de distribución urbanos, pueden ayudar a reducir las emisiones vinculadas al transporte en un 50% y, de igual manera, la huella de carbono por paquete puede reducirse aproximadamente en un 10%.

grafico sostenibilidad ecommerce prologis

Adicionalmente, las plataformas urbanas de reparto también ofrecen beneficios desde el punto de vista económico, ya que la consolidación de los pedidos y la optimización de la red que aporta pueden reducir los costes para los operadores de comercio electrónico.

Así mismo, el trabajo afirma que, en el caso del comercio electrónico, el impacto positivo en las emisiones de carbono de un diseño eficiente de las rutas de transporte supera en 2,5 veces el impacto negativo del exceso de embalaje que se produce en el canal on-line.

De igual modo, la electrificación de la flota de reparto permite incrementar aún más esta ventaja de sostenibilidad medioambiental.

En cuanto a la consolidación del reparto de mercancías en una ruta circular reduce las emisiones vinculadas al transporte en casi un 90%, dado que el transporte es la mayor fuente de emisiones relacionadas con las compras en tiendas y genera 2,5 veces más emisiones de carbono que el embalaje del comercio electrónico.