semi Transportes Ocón con pasarela verde por encima carretera

El discurso empresarial sobre la escasez de conductores cualificados tiene su causa en la pérdida de atractivo de la profesión por su pobre remuneración.

Siendo esta la realidad desde un enfoque macroeconómico, también lo es que, en sí misma, no es síntoma exclusivo que determine la competitividad, rentabilidad y buena salud del sector. Seguimos padeciendo lastres que condicionan los citados factores y que deben corregirse en 2018. Reseñemos algunos.

El discurso empresarial sobre la escasez de conductores cualificados tiene su causa en la pérdida de atractivo de la profesión por su pobre remuneración. Las empresas compensan la formación y cualificación de los conductores con: salarios a la baja, jornadas irregulares –sin compensación por exceso de jornada– y contratación de trabajadores de Europa del Este en condiciones muy precarias y por menos salario.

Esta es una realidad que dibuja un escenario poco alentador para un sector que pretende vestirse con los ropajes de la modernidad pero compitiendo con técnicas del siglo pasado. El transporte de mercancías por carretera debe depurar a aquellos que no aportan valor añadido al sector y están compitiendo deslealmente.

El discurso empresarial sobre la escasez de conductores cualificados tiene su causa en la pérdida de atractivo de la profesión por su pobre remuneración: esta es una realidad que dibuja un escenario poco alentador para el sector.

Otro de los objetivos debe ser la mejora de las condiciones de descanso que deben fomentar las empresas para sus conductores, siendo más eficientes en la organización y programación de la carga de trabajo con el fin de que estos profesionales puedan conciliar la vida laboral y familiar.

En el ámbito internacional, exigir a los Estados miembros de la UE una dotación mayor de infraestructuras y servicios para aquellos profesionales del transporte que se ven obligados a realizar una parada de 45 horas fuera de sus domicilios, haciendo compatible un mejor descanso con la necesaria vigilancia de la carga transportada; en definitiva, más áreas de servicio: perimetradas, vigiladas y con instalaciones de restauración y hospedaje.

Por último, dos objetivos que son recurrentes en nuestra estrategia sindical: la unificación de criterios en los diversos convenios de transporte por carretera que conviven en nuestro país y, sobre todo, negociar un marco normativo de ámbito estatal para el sector logístico que reconozca, definitivamente,  las particularidades de esta actividad específica.

Emilio Cardero
Secretario del Sector Transportes de UGT
emilio-cardero_ugt