El proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2022 prevé destinar un total de 110.790.000 euros para financiar el servicio postal universal el año que viene, algo menos de lo percibido por Correos este año.

De ese total, el grueso de 110 millones de euros se destinarán al fondo de financiación del servicio postal universal que lleva a cabo Correos, mientras que los 790.000 euros restantes corresponden al pago de los gastos de participación en la Unión Postal Universal y la Unión Postal de las Américas, España y Portugal.

En este ámbito, Transportes estima que dado el desfase temporal existente entre las consignaciones presupuestarias en un  ejercicio concreto y la verificación del coste neto para ese mismo ejercicio, las cantidades abonadas al operador designado deben entenderse con carácter de a cuenta y serán sometidas a regularización una vez determinada la carga financiera injusta que pueda suponer la prestación del servicio postal universal.

Al tiempo, el Ministerio considera imprescindible la financiación de esta prestación, para, como reza el proyecto de Ley, garantizar «el derecho de todos sus ciudadanos a un servicio postal universal, prestado con calidad en forma permanente y extendida para conseguir una mayor cohesión económica, social y territorial».

Así mismo, el proyecto de Presupuestos también prevé que Correos tendrá una cifra de negocio el año que viene de 1.888 millones de euros, un 5,58% más que lo previsto para este 2021, pese a que el negocio puramente postal del operador público está menguando a pasos agigantados, como en el resto de países dada la implantación masiva de las comunicaciones electrónicas, por lo que se esperaría que el incremento del negocio venga necesariamente de la paquetería y los servicios logísticos asociados al e-commerce.

Para 2022 se estima que la empresa pública tenga unas pérdidas de 28.947.000 euros, frente a las estimadas de 77.871.000 para este mismo ejercicio.