La plataforma cuenta con una instalación fotovoltaica de 11.300 m².

La cadena alemana Lidl acaba de poner en marcha oficialmente su nueva plataforma logística en el Parque Empresarial Circuito de la localidad valenciana de Cheste, en la que ha invertido un total de 55 millones de euros.

La instalación, con una superficie de 51.000 m², cuenta con capacidad para más de 30.000 palets y dispone de un total de 140 muelles de descarga para la optimización del tránsito de la mercancía. Además, se han habilitado 17.000 m² de espacio en cámaras frigoríficas para almacenar producto seco, frescos y congelados, de los que 5.000 m² estarán destinados solo a fruta.

El objetivo del grupo era duplicar su capacidad logística y reforzar su actividad tanto en la Comunidad Valenciana como en otros puntos del Arco Mediterráneo. Por ello, ha trasladado allí la actividad y la plantilla que hasta ahora centralizaba en el centro logístico de la localidad valenciana de Ribarroja del Turia, que se ha quedado obsoleto y pequeño para atender sus crecientes necesidades logísticas.

Certificada con los sellos Breeam Excellent y Verde, se ha construido siguiendo unos altos estándares en materia de sostenibilidad. En esta línea, cuenta con una instalación fotovoltaica de 11.300 m² capaz de generar hasta 755 MWh anuales de energía, destinada al autoconsumo.

Desde la Generalitat Valenciana han recordado que Lidl invierte casi 600 millones de euros en la compra de productos de proximidad, al mismo tiempo que favorece la distribución de mercancías valencianas por toda Europa. Además, han señalado que la puesta en marcha de este centro logístico supone un impulso importante al parque empresarial de Cheste, mejorando su capacidad de atracción de empresas.

La nueva plataforma de Cheste sustituye al centro logístico de la localidad vecina de Ribarroja del Turia.