Como si el transporte de mercancías por carretera tuviera pocos problemas, una de las pocas buenas noticias que le han llegado al sector en los últimos tiempos podría no ser tan buena.

En este sentido, Fenadismer ha mostrado su «enorme preocupación» por la sentencia del Tribunal Supremo que anula el Real Decreto que establece las bonificaciones por los desvíos obligatorios a la AP-68 que entraron en vigor a finales del año 2017.

Por este motivo, la organización ha acordado «personarse ante el Tribunal Supremo a fin de que sea dictada una aclaración sobre el alcance de la sentencia judicial, para que desde el Gobierno central se puedan adoptar las medidas legales y administrativas necesarias que permitan evitar dicho impacto económico a los miles de transportistas que diariamente transitan por dicha ruta».

Según los cálculos de la patronal, la eliminación de las bonificaciones a los peajes obligatorios sextuplicarían su importe a pagar, con lo que el trayecto pasaría de costar los cinco euros actuales a 29 euros, dada la actual situación de interinidad del Gobierno central, algo que podría dificultar la toma de medidas correctoras.

Grupo Logístico Arnedo, la empresa que interpuso el pleito ante el Tribunal Supremo, por su parte, ha afirmado que «nunca ha planteado ni demandado que los camiones vuelvan a circular por la N-232 ni volver a la situación existente hasta noviembre de 2017«.

De momento, la solución última queda en manos del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.