A principio de este mismo mes de junio, la CNMC daba luz verde a la venta de FCC Logística a Corpfin Capital por 32 millones de euros. El operador logístico inicia así, su nueva andadura, con el lanzamiento de la nueva marca. En la operación de venta ha participado el propio equipo directivo de FCC Logística, que tiene un 9,17% de las acciones de la nueva compañía.

El operador parte de una consolidada posición a nivel financiero, ya que la escisión con su matriz ha supuesto una recapitalización de la deuda, lo que supone disponer de fondos propios al tiempo que libera el pago de intereses que en los últimos años ha supuesto un fuerte inconveniente a la hora de afrontar  nuevas inversiones.

También se ha renegociado la deuda externa, lo que ha supuesto una mejora de la cuenta de resultados como consecuencia de la eliminación de la carga financiera, lo que implica disponer de financiación, incluso en inversiones para aumentar la productividad, tal y como se recoge en el Plan de Negocio, que con el horizonte de los próximos cinco años, se plantea recuperar el crecimiento.

Este plan estratégico a cinco años, tal y como ha apuntado su consejero delegado Luis Marceñido, contempla importantes inversiones, «con el objetivo de ganar en una mayor competitividad en el mercado y un crecimiento sostenible”.

«Si no logramos ser competitivos, este proyecto no tendrá futuro»

Logiters nace con la vocación de ser “una empresa más ágil y flexible, capaz de adaptarse a las necesidades de los clientes de forma más abierta”. El plan estratégico a cinco años, apuesta decididamente por una inversión en términos de mejora de la productividad, que aporte una mayor eficiencia a la compañía. En este sentido, para este 2014 se han previsto inversiones por un total de 4 millones.

El planteamiento inicial, tras un primer cuatrimestre de 2014 «en el que se han superado las previsiones más optimistas«, es el de crecer de la mano de los clientes y captar nuevo negocio. Tampoco se descarta la compra de alguna sociedad, «aunque por el momento no está contemplado en el plan de negocio«, apunta Marceñido.

Finalmente, se plantea aumentar el portfolio de la compañía con nuevos servicios, reforzando por ejemplo la especialización en el sector farma, considerado estratégico para la compañía.

Como compañía heredera de la ‘cultura ibérica’ de FCC Logística, se plantea también un cambio de cultura corporativa, que busca adaptarse a las nuevas oportunidades de expansión internacional, «que se abordaría de la mano del crecimiento de nuestros clientes«, apunta Luis Marceñido.

En este reenfoque «orientado a resultados, el objetivo es el de crecer en rentabilidad,  incrementando los márgenes por encima del 2-3% actual y llevarlo a niveles más propios de los países del entorno, donde se sitúan en el entorno del 5%«. Para eso, un capítulo importante es el de la «adaptación a las nuevas oportunidades«.

Dentro del necesario incremento de la productividad, «hay una serie de actuaciones identificadas entre las que se encuentra la necesaria flexibilización de la plantilla, lo cual se abordará buscando la colaboración de la parte social, como ya hemos conseguido en anteriores ocasiones», apunta el consejero delegado. En definitiva de lo que se trata es de mejorar la competitividad de la plantilla, «una plantilla muy profesional«, a través de una reducción del coste salarial y de una mayor flexibilización, «pero siempre contando con la parte social para conseguir estos objetivos«.

En la actualidad, Logiters Logística S.A., gestiona un total de 750.000 m² en más de 50 centros operativos en España y Portugal. Es especialista en la cadena de suministro, y cuenta con una importante cartera de clientes procedentes de sectores como automoción, gran consumo, farmacia, electro, e-commerce, industria, tecnología, retail, salud y transporte entre otros.