nuevos bloqueos en las carreteras belgas

Los ‘chalecos amarillos’ bloquean pasos fronterizos y centros industriales franceses.

La prolongada protesta de los ‘chalecos amarillos’ por la subida de los impuestos que gravan los carburantes en Francia empieza a extender sus efectos fuera de las fronteras del país galo.

Desde el mismo comienzo de las movilizaciones, los transportistas españoles y portugueses fueron los primeros afectados por los bloqueos y cierres de frontera que les siguieron, situaciones que les impideron cumplir sus responsabilidades contractuales para hacer llegar las mercancías a sus destinos en otros puntos del Viejo Continente.

Pero, sin embargo, a medida que la situación ha ido alargándose en el tiempo, el problema se ha extendido para afectar a todos los países limítrofes con Francia, así como a otros mercados europeos.

La IRU afirma que las movilizaciones de los ‘chalecos amarillos’ bloquean carreteras y centros industriales, provocando «retrasos y angustia a los conductores».

La organización internacional afirma estar en contacto con las autoridades de la Unión Europea para «asegurar que se dan las necesarias garantías para el libre movimiento de mercancías en Francia».

En este sentido, la institución valora positivamente las medidas temporales de relajación en el control de los tiempos de conducción y descanso adoptadas por el Gobierno francés, pero las considera insuficientes y solicita que se busquen soluciones definitivas a través del diálogo, tal y como también piden las asociaciones de transportistas francesas.