El futuro Marco estratégico del sistema portuario constituye, a juicio de la Asociación de Cargadores de España, «una gran oportunidad para configurar unos puertos modernos y eficientes«.

Sin embargo, pese a este diagnóstico favorable inicialmente, ACE también señala que «el borrador elaborado adolece de un mayor grado de compromiso y definición de algunos de los objetivos».

En concreto, la organización empresarial indica que el trabajo deja «demasiado abierta» la forma de hacer frente a los retos que plantea la gobernanza portuaria y que, así mismo, también falla «el análisis de la componente europea de los puertos españoles», en relación con la amenaza que supone la concentración de líneas marítimas o de grupos industriales para la gestión de los puertos.

De igual manera, ACE también pide que refuerce el papel de Puertos del Estado como supervisor y que se potencie la coordinación de las actividades entre autoridades portuarias, sobre todo de los proyectos de conectividad portuaria, con Puertos del Estado «como organismo centralizador y armonizador de nuestro sistema portuario«.

Por otra parte, por lo que respecta a las tasas portuarias, ACE considera «revisable el modelo actual en que las inversiones infraestructurales están financiadas parcialmente con las tasas pagadas por los usuarios actuales de los puertos, cuando estas inversiones pueden no tener impacto alguno en sus actividades».

En este mismo sentido, la patronal argumenta que el actual esquema concesional no favorece la eficiencia de los servicios portuarios, aunque al tiempo, valora positivamente «la definición de un compromiso claro la reducción de plazos de los trámites portuarios».

Así mismo, ACE también pide «mayor transparencia y colaboración con el resto de eslabones de la cadena de suministro en los objetivos de sostenibilidad ambiental y cálculo de huella de carbono» y no considera «suficientemente justificado» el objetivo del 30% de ampliación de plantilla de los puertos, ya que, a su juicio, «incrementos grandes de productividad se dan por cambios significativos tecnológicos o de modelo productivo, pero no creemos que sea motivo suficiente para aumentar plantilla».