comisiones-obreras-manifestacion-bruselas

Los sindicatos europeos de conductores han llevado sus protestas ante el Parlamento Europeo.

Esta semana, representantes de todos los sindicatos nacionales de conductores profesionales que integran la ETF, European Transport Federation, se han manifestado en Estrasburgo para protestar por algunos de los cambios que quieren introducir una mayor flexibilidad en los tiempos de conducción y descanso.

Estas modificaciones de las normas comunitarias que regulan las condiciones laborales de los chóferes «otorgarán facilidades al cabotaje y al dumping social, además de a otras prácticas cuestionables», a juicio de Comisiones Obreras.

Los conductores de camión creen que algunas propuestas, como la que pide que se den dos días de descanso en tres semanas consecutivas de conducción, «constituyen un ataque a a la vida y las condiciones de trabajo de los conductores profesionales, así como a la seguridad del resto de conductores», como afirma Eduardo Chagas, secretario general de ETF.

En este sentido, el Grupo Popular, a través de una proposición no de ley presentada en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso esta misma semana, pide a las instituciones europeas que flexibilicen la regulación del descanso en la vuelta a casa de los trabajadores del transporte por carretera, en aras de la seguridad vial y la conciliación laboral y familiar de los camioneros.

El PP pide que cada tres semanas los conductores tengan que tomar un descanso semanal en su casa de más de 45 horas, compensando las minoraciones de los descansos semanales reducidos efectuados en ruta y que existan períodos más cortos de descansos semanales en ruta siempre que no afecten a la seguridad vial.

Por otra parte, los sindicatos de ETF piden un mayor control sobre el cabotaje y que, en este mismo sentido, se mantengan las tres operaciones permitidas actualmente, precisamente cuando la Unión Europea baraja optar por un límite temporal, más que por controlar el número de operaciones.

De igual modo, las centrales sindicales que componen la Federación Europea solicitan el endurecimiento de las sanciones y que se realicen más controles en carretera.

Sin embargo, la falta de un consenso para orientar el Paquete de Movilidad en un sentido o en otro, así como la proximidad de unas nuevas elecciones al Parlamento Europeo dificultan que este expediente avance a corto plazo.