La Dirección General de la Marina Mercante ha decidido mantener la prohibición de entrada a España de los cruceros procedentes de cualquier puerto hasta la finalización de la situación de crisis sanitaria, en línea con los objetivos del Comité de Emergencia de la OMS para evitar la propagación del virus.

La prohibición de entrada a los cruceros que realicen viajes internacionales y naveguen por aguas del mar territorial es, a su juicio, «una medida proporcionada, objetiva y no discriminatoria«.

En cualquier caso, este organismo podrá levantar a prohibición, a solicitud de Puertos del Estado y de acuerdo con el Ministerio de Sanidad, para dar entrada a buques concretos o incluso para que un buque pueda acceder a varios puertos como parte de un itinerario.

Esta medida estará vigente hasta la finalización de la situación de crisis, de acuerdo con el Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, para la ‘nueva normalidad‘, que incluye medidas de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria.

El Gobierno ha explicado que se deben mantener ciertas medidas de contención y prevención, así como proveer un itinerario seguro hacia la recuperación del sector mediante la aplicación de procedimientos estrictos de control a bordo de los cruceros, que permitan el restablecimiento seguro de estos servicios de carácter eminentemente turístico.