El gobernador del Banco de España ha comparecido ante la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados para analizar el contexto económico del país en el marco de la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2022.

En su intervención, Pablo Hernández de Cos ha hecho una especial referencia a los efectos que están teniendo los cuellos de botella existentes en las cadenas de suministro internacionales.

Así pues, en su opinión, «el efecto de los desajustes en las cadenas de suministros globales se ha traducido ya en un aumento significativo de los plazos de entrega de los pedidos industriales, y, en algunos casos, en la necesidad de reducir el ritmo de producción, como consecuenciade la escasez de materias primas y consumos intermedios».

Hernández de Cos señala a la industria automovilística como una de las más afectadas por la escasez de semiconductores a escala global y alerta de que «la insuficiencia de la oferta de algunos bienes y servicios para abastecer la demanda ha generado un incremento de los precios«, especialmente en diversos metales industriales y del transporte, y en el de las fuentes energéticas, sean estas primarias, como el petróleo, el gas o el carbón, o secundarias, como la electricidad.

Además, el gobernador de la institución apunta a que «este aumento se ha trasladado a los precios finales pagados por los hogares y las empresas, lo que comprime sus rentas reales y, por tanto, afecta negativamente al ritmo de la recuperación«.

Según el gobernador del Banco de España, la existencia de los cuellos de botella en las cadenas de suministro habría reducido el nivel de las exportaciones en el primer semestre de 2021 en un 7% para el conjunto del área del euro.