bonificaciones a vehiculos pesados en los peajes de la AP-2 y AP-68

Los diputados instan al Gobierno a liberalizar parcialmente la AP-2.

La Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados ha aprobado, en su reunión del martes 21 de febrero, con 20 votos a favor, 14 en contra y tres abstenciones, una Proposición no de Ley para reducir y extinguir la elevada siniestralidad y mortalidad de la carretera N-240 en su tramo entre Lleida y Montblanc, con 29 víctimas mortales en los últimos ocho años.

La Proposición no de Ley, presentada a la Mesa del Congreso por el Grupo Parlamentario Mixto, señala que los presupuestos de 2016 del Gobierno contemplan una partida para hacer el estudio del desdoblamiento de la N-240 entre les Borges Blanques y Lleidacalculando una inversión aproximada de unos 56 millones de euros.

Durante el debate de este martes en la Comisión se ha puesto de manifiesto el gran volumen de camiones que circulan por la N-240. Con un sólo carril en ambos sentidos, entre el 30% y el 40% de los más de 10.000 vehículos que cada día circulan por ella son camiones de alto tonelaje, según datos del GP Mixto.

«Muchos de ellos van desde les Borges y otros pueblos de la zona hasta los polígonos industriales de Lleida al no tener vías alternativas, mientras que otros van desde la comarca de Lleida al puerto de Tarragona, ya que la N-240 es la principal vía entre la región y su puerto de referencia«, señalan desde el partido político que ha presentado la moción.

En el seno del GP mixto entienden que el transporte por carretera no tiene opciones para evitar esta carretera. Más allá del coste de los peajes para los usuarios que deben repetir el trayecto con frecuencia, el tramo de la AP-2 incluye más kilómetros, que aumentan aún más si se pretende acceder desde los polígonos industriales de Lleida. Además, otras poblaciones no tienen acceso a la autopista sin pasar por la Nacional.

Instancias al Gobierno 

En este contexto, la Proposición no de Ley aprobada este martes insta al Gobierno a ejecutar el proyecto vigente de la N-240 entre las Borges Blanques-Lleida, es decir, la duplicación de la vía actual, así como a liberar el tramo de autopista entre Lleida y Montblanc y desde allí enlazar con la A-27 que conecta con Tarragona y la parte costera tarraconense, con el túnel del Coll de Lilla, ya operativo.

Además, mientras no resuelva los importantes problemas de seguridad que presenta actualmente la carretera N-240 entre Lleida y Montblanc, el Gobierno debe proceder a liberar provisionalmente el peaje de la autopista AP-2, entre ambas ciudades, para minimizar el elevado riesgo de siniestralidad y mortalidad que padecen los usuarios de este tramo, según los diputados.