El paso del tiempo y las cautelas que están tomando los operadores contribuyen a que se recupere una cierta normalidad en los flujos logísticos entre la Unión Europea y el Reino Unido, tras el ‘Brexit’, con volúmenes afectados por el impacto de la pandemia también.

En este contexto que tiende a normalizarse, DB Schenker ha reanudado esta semana los envíos terrestres a Reino Unido, tras una suspensión temporal del servicio iniciada la semana pasada.

Sin embargo, dada la importancia que los documentos aduaneros necesarios se obtengan de manera adecuada y eficiente, la compañía ha informado a sus clientes de que los envíos al país anglosajón sólo se aceptarán y recogerán si se ha recibido y es correcto el papeleo necesario tanto por parte del exportador como del importador.

El operador facilita un documento que describe de forma detallada la información mínima requerida que debe acompañar a cada envío a Reino Unido y aconseja a todos sus clientes de la Unión Europea que soliciten a sus importadores de Reino Unido su implicación plena en los procesos necesarios para facilitar y acelerar el despacho de sus envíos.

Sin embargo, parece que existe un consenso entre las empresas que realizan estos servicios de transporte con Gran Bretaña sobre el incremento de costes que se está produciendo en estos trayectos y que está relacionado con las gestiones aduaneras. En algunos casos este incremento de costes se está traduciendo en subidas de los precios de algunos servicios.