El Grupo para el Impulso a la Digitalización del Transporte, también conocido como #somosdigitales, ha evaluado la propuesta elaborada por el Ministerio de Transportes para la distribución de los 110 millones de los Fondos Next Generation para este concepto.

En el ámbito de las mercancías, el borrador se estructura en torno a “paquetes digitales” a los que podrán optar como beneficiarios las microempresas y los autónomos, tanto transportistas como cargadores.

Este planteamiento, sin embargo, no va a contribuir a la implantación efectiva del Documento Electrónico de Transporte, al ser precisamente las grandes empresas quienes actúan como prescriptores de las soluciones que se desarrollan.

Rara será la microempresa que vaya a manifestar interés en acceder a estas ayudas específicas y, sin embargo, todos reconocen que las grandes empresas son las piezas clave para agilizar la digitalización, al poder impulsar esta transformación tecnológica entre sus proveedores.

Bajo esta premisa, el grupo considera fundamental que el gran cargador, operador y transportista se integre en el sistema de ayudas, sin entrar a valorar los importes económicos que, en virtud de su dimensión, precisarían unos y otros.

En este sentido, propone incorporar como beneficiario a una especie de UTE, a través de la cual solicitarían las ayudas de manera conjunta este tipo de empresas. Por ejemplo, un gran cargador podría ser beneficiario de una ayuda junto con su “pool” de transportistas.

De esta manera, la gran empresa conseguiría digitalizar a sus proveedores, en un proceso facilitado por los recursos materiales y humanos que las ayudas ponen a disposición del sector. El objetivo no es solo que lleguen al mayor número de empresas sino que se traduzcan en la implantación efectiva de la documentación electrónica.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110