El sector logístico teme que la reforma laboral que pretende acometer el Gobierno implique un freno en la creación de empleo.

En consecuencia, UNO rechaza «los diferentes anuncios de subidas fiscales contempladas para 2021 y reclama medidas laborales y financieras concretas que permitan a las empresas del sector alcanzar cuanto antes los niveles de empleo pre-crisis».

Así pues, la patronal UNO plantea cinco bloques de medidas que le permita al sector continuar generando empleo y que se centran en reducir la carga impositiva de las empresas, flexibilizar el marco laboral mucho, siguiendo los modelos europeos que funcionan con éxito como Alemania o el norte de Europa, donde se aplica el concepto de flexiseguridad e incluir a todo el personal afectado por ERTEs en programas de formación y captación de nuevas habilidades y competencias profesionales, para alinear completamente oferta y demanda de empleo

De igual modo, la organización empresarial también solicita que se reduzca la burocracia que vive el tejido empresarial y que se establezca un mecanismo de “gastos compartidos” entre empresas y Estado para asumir los necesarios reajustes de las empresas, con el fin de que se puedan adaptar a los nuevos niveles de demanda y mantener vivo el tejido productivo.