Este año parecía, a priori, el de la contención y la consolidación, con buenos datos, pero controlables, lejos de los brutales crecimientos registrados en años anteriores y que supusieron importantes problemas a la hora de gestionar la avalancha de envíos que se produjo en 2015 y 2016, así como, en menor medida, el año pasado.

Sin embargo, la fiesta continúa y los primeros registros indican que la tasa de crecimiento de las ventas de comercio electrónico durante el ‘Black Friday’ de este año han crecido un 33,6% en España, hasta alcanzar un gasto medio de 124,56 euros en las primeras horas de esta jornada, lo que refleja la tendencia creciente a adelantar las compras navideñas para poder aprovechar las ofertas que suelen lanzarse en las dos últimas semanas de noviembre.

De igual modo, los primeros registros de ventas en los Estados Unidos también dan cuenta de un crecimiento de un 23,6% en las ventas de e-commerce asociadas al ‘Black Friday’, hasta alcanzar un volumen total de 6.220 millones de dólares, unos 5.484 millones de euros al cambio.

En esta fecha clave para el comercio electrónico en todo el mundo, el seguimiento de la huelga en la plataforma logística de Amazon en el municipio madrileño de San Fernando de Henares ha sido masivo, de un 90% según los datos ofrecidos por Comisiones Obreras, pero, según parece, no se han producido grandes problemas en la distribución de entregas, dado que el e-tailer ha desviado con éxito su actividad a otros centros de la Comunidad de Madrid o de otras áreas, especialmente hacia su planta de Barcelona, que se ha reforzado para la ocasión, así como a las instalaciones de sus operadores logísticos.

Así mismo, la práctica ya extendida de ampliar el período de rebajas de una única jornada a más de una semana también ha contribuido a hacer más manejables los volúmenes al repartirlos en múltiples días de trabajo.