aerea puerto Tarragona con la ciudad en primer plano

La nueva situación afecta a todo el sistema portuario español.

Tras la decisión de la Comisión Europea del pasado mes de noviembre, los puertos españoles estan finalizando el proceso de adaptación para hacer frente, a partir del año que viene, al pago del Impuesto de Sociedades.

Hace poco menos de un mes, la Comisión Europea decidió archivar el expediente abierto contra España en enero de este mismo año por el trato fiscal favorable del que disfrutan los puertos, después de que las autoridades españolas se comprometieran a aplicar a partir de 2020 el Impuesto de Sociedades a las Autoridades Portuarias, aunque, de momento, no se ha publicado oficialmente ninguna norma reguladora de detalle al respecto, dado que el Gobierno está en funciones.

Así pues, pese a que el Ejecutivo comunitario estima que esta exención fiscal puede equiparse a una ayuda de Estado, sin embargo, ha renunciado a que el país tenga que recuperar las cantidades no abonadas con anterioridad por este impuesto, toda vez que ya existía desde antes de que España entrara a formar parte de las Comunidades Europeas.

En este sentido, la mayor parte del sistema portuario español ya ha asimilado el impacto que supondrá esta medida para sus cuentas, aunque en algunos casos estima que ya se contribuye mediante aportaciones a diferentes fondos, y prepara sus cuentas para adaptarse a las normas ordinarias del Impuesto sobre Sociedades a partir de 2020.