remolcadores del puerto principe boluda

Durante la conferencia también se han expuesto los problemas que actualmente experimentan los remolcadores en el Canal de Panamá.

Entre los días 23 y 24 de septiembre se ha celebrado, en la sede de ITF en Londres, la Conferencia de Trabajadores de Remolcadores, organizada conjuntamente por la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) y la Federación Europea de Trabajadores del Transporte (ETF).

A la conferencia han asistido 19 sindicatos, entre ellos CCOO, de 13 países, entre otros Gran Bretaña, Australia, Panamá, Alemania, Países Bajos, Bélgica, Francia, Italia y España.

Durante la misma, se ha informado de la marcha, en el Parlamento Europeo, del proyecto de Reglamento de Servicios Portuarios, cuya votación podría producirse en diciembre o enero próximos.

Tras conocer todas las gestiones realizadas por ETF con los grupos parlamentarios en Bruselas, gracias a lo que se ha conseguido «la retirada de los puntos más agresivos» contra los trabajadores, los delegados asistentes se han centrado en el estudio del actual borrador.

Este, tras la presentación de más de 700 enmiendas, si bien obliga a respetar los convenios colectivos de cada país y el derecho de huelga, no siendo el ejercicio de esta motivo para tomar medidas extraordinarias en los servicios portuarios, continúa «siendo discriminatorio» para el sector de remolcadores en el capítulo de acceso al mercado portuario, según CCOO.

En consecuencia se ha acordado, por parte de todos los sindicatos presentes, y con el apoyo de CCOO, incrementar los esfuerzos y las gestiones ante los eurodiputados para lograr la eliminación de esas discriminaciones.

Canal de Panamá

Además, también se ha dedicado una mención especial a los problemas que están retrasando la inauguración de la ampliación del canal de Panamá, como son los problemas de construcción, de diseño y de formación de los trabajadores.

Hasta ahora, el canal siempre había funcionado, en sus esclusas, con arrastre ferroviario de los barcos, una operación que se cambiará tras finalizar la ampliación y con las nuevas esclusas. A partir de ahora, los barcos serán auxiliados por remolcadores en las esclusas, aunque la Autoridad del Canal de Panamá «no se ha preocupado en serio de adoptar las medidas formativas para atender las nuevas necesidades».

Por último, la Conferencia ha decidido mejorar la coordinación entre los trabajadores del sector mundial de remolcadores y reunirse, nuevamente, en el próximo mes de diciembre.