Comisiones Obreras y UGT denuncian que Correos trata de «dilatar en el tiempo la resolución definitiva» del turno obligatorio en sábados, en cumplimiento de una reciente sentencia de la Audiencia Nacional.

En concreto, ambos sindicatos acusan a la dirección del operador postal público de «re-parchear la cobertura de esos sábados» mediante «la realización de contratos basura de un día de duración “luneros” (de lunes) o “sabaderos” (de sábados), además de cerrar centros y oficinas de atención al público para evitar el cumplimiento del acuerdo que incluye los descansos legales en fin de semana».

Así mismo, los representantes de los trabajadores califican de «aberrante» que Correos «se dedique a fomentar un empleo basura a través de la realización de miles de contrataciones de un día a la semana o en última instancia a cerrar centros y oficinas para no incurrir en ilegalidades, causando un recorte brutal e irreversible del servicio público que presta Correos».

Frente a ello, las centrales sindicales proponen «contratos de jornada completa con distribución de martes a sábados para la cobertura en aquellos centros donde no exista personal voluntario, garantizando con ello el refuerzo de plantillas durante toda la semana y por tanto un mayor empleo de calidad».

En esta misma línea, «se trata de acabar con el turno obligatorio en sábados manteniendo la actividad y la dimensión del servicio que prestamos a la ciudadanía con soluciones negociadas en voluntariedad y contratación de calidad retribuida», evitando la «manifiesta ilegalidad, en la que Correos venía incurriendo con el cumplimiento del descanso obligatorio de los más de 16.000 trabajadores que prestan su actividad en sábados».