Comisiones Obreras y UGT acusan al presidente de Correos de «construir relatos falsos retorciendo las cifras de la cuenta de resultados para tapar su nefasta gestión, anteponiendo sus intereses políticos y personales a los de la compañía pública».

Según las dos centrales sindicales, los resultados positivos presentados recientemente «esconden que la matriz, que supone el casi el 90% del total de los ingresos del Grupo, ha perdido 6,5 millones de euros en este período».

Así mismo, los representantes de la plantilla del operador postal público anticipan que «los resultados del tercer trimestre empeorarán sustancialmente por el incremento de los costes de personal para cubrir vacaciones y el descenso estacional de la actividad, tanto postal como de paquetería».

De igual manera, Comisiones Obreras y UGT alertan de que la dirección de la empresa pública tampoco «informa de cuál es el nivel de endeudamiento que está contrayendo la compañía desde su llegada, endeudamiento que, según nuestros datos, está próximo a los 400 millones de euros y es provocado por sus inversiones megalómanas e inútiles».

Además, los sindicatos defienden que la transformación del operador postal en una empresa paquetera es, a juicio de Comisiones Ibreras y UGT, «un error de estrategia que tendrá implicaciones a largo plazo por los márgenes negativos que ofrecen estos productos en la matriz».

En este sentido, las centrales sindicales llaman a «abrir una reflexión seria sobre nuevos yacimientos de ingresos» y, de igual manera, piden que no se liquide en servicio postal universal, al tiempo que llaman la atención sobre la gestión de las oficinas postales que, en su opinión, «está siendo un cúmulo de fracasos», así como sobre lo que consideran «caóticas y suicidas subidas de precios».