Comisiones Obreras y UGT han presentado una denuncia ante la Audiencia Nacional contra Uber Eats por lo que consideran el despido colectivo de 3.000 repartidores desconectados de la aplicación de la plataforma, pocas semanas después de la entrada en vigor de la Ley ‘Rider’.

Las centrales sindicales defienden que «la desconexión masiva de todas las personas que trabajaban para Uber Eats se debe entender como un despedido colectivo que se ha realizado de forma irregular, sin garantizar los derechos respaldados por el Estatuto de los Trabajadores y el convenio sectorial que regula sus relaciones colectivas de trabajo».

Así mismo, los sindicatos también aseguran que la plataforma solo había suscrito un «número muy pequeño» de contratos para repartidores a través de empresas subcontratadas.

Comisiones Obreras y UGT afirman que esta denuncia ante la Audiencia Nacional se produce para que los trabajadores de las plataformas de envío a domicilio «puedan obtener todos los derechos y protecciones que establece la relación laboral», al tiempo que adelantan que «no será la última acción que realicemos de forma conjunta ante los incumplimientos legales de las plataformas digitales de reparto».

La entrada en vigor de la Ley ‘Rider’ ha supuesto un terremoto para el modelo de empleo que utilizan las plataformas de reparto, que se están viendo obligadas a realizar contrataciones laborales de sus repartidores para cumplir con la norma y la jurisprudencia.