Los sindicatos europeos se dicen «indignados» ante los «continuos intentos de atacar el Paquete de Movilidad», norma que consideran un compromiso equilibrado y el resultado de largas negociaciones en el seno de las instituciones europeas.

Así pues, la ETF se revuelve contra la ofensiva desarrollada por siete Estados miembro de la UE al interponer un total de quince demandas judiciales en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

En este sentido, la federación sindical europea indica que, «a pesar de los diferentes enfoques y niveles de satisfacción con el Paquete de Movilidad, no es el momento de cuestionar las nuevas reglas«, al tiempo que destaca el papel que juega contra dumping social y la competencia feroz en el transporte por carretera.

Muy al contrario, la ETF pide que se apueste por «intensificar la aplicación» del Paquete, en vez de maniobrar contra este conjunto normativo ante los tribunales de justicia.

El Paquete de Movilidad ha sido un motivo de pelea permanente incluso antes de su promulgación, que se produjo tras un largo proceso de negociación en el que han ido alternándose los avances y los retrasos para dar lugar a una regulación que actúa como elemento clave para articular el mercado europeo de transporte.