Tras las movilizaciones que llevaron a cabo en junio y las cartas enviadas a varios departamentos ministeriales, las organizaciones sindicales CSIF, Sindicato Libre, UGT y CCOO, que representan al 85% de los 57.000 trabajadores de Correos, han preparado un intenso calendario para protestar contra el recorte sufrido en la asignación que recibe el Servicio Postal Universal.

La cantidad, según sus cálculos, debería ascender a 230 millones de euros, pero se ha recortado en 180 millones en los últimos años. Por ello, pasarán a la acción entre el 5 y el 16 de noviembre, con paros de tres horas en cada turno y concentraciones en las subdelegaciones del Gobierno situadas en las capitales de cada Comunidad Autónoma.

Allí reclamarán también un nuevo convenio colectivo dada su situación actual, con el salario congelado desde hace más de una década. Además, quieren denunciar la precariedad de sus condiciones laborales, dado que un 35% de trabajadores son eventuales y un 22% está contratado a tiempo parcial.

Si no se consiguen los resultados obtenidos, los sindicatos pasarán al plan B, que incluye incluye huelgas de 24 horas coincidiendo con la celebración del Black Friday el 30 de noviembre y a lo largo de la campaña de Navidad, los días 21 y 26 de diciembre.