Los terrenos de la antigua fundación de Peñarroya, ubicados cercanos a los muelles de Santa Lucía, han pasado a ser propiedad de la Autoridad Portuaria de Cartagena por importe de 1,4 millones de euros.

La operación se ha llevado a cabo tras la firma del acta de justiprecio de mutuo acuerdo que pone punto final al proceso de expropiación iniciado hace más de una década, con el abono a la administradora concursal de Invercon Reigo.

Ahora el puerto deberá derribar los edificios declarados en ruina por el Ayuntamiento de Cartagena y descontaminar la parcela, para lo que se ha dispuesto una partida específica con un presupuesto de seis millones de euros, programada en dos fases y que dotará de suelo anexo a las dársenas, pero en ningún caso se contempla una ampliación del espacio utilizado para contenedores.

En una primera actuación se realizará la demolición de los edificios y la limpieza superficial de los materiales acopiados en el terreno.

En la segunda fase se procederá a la adecuación de la parcela para que pueda tener un uso productivo, lo que incluirá nuevos estudios del terreno y una caracterización de los suelos contaminados a fin de determinar el tipo de actuaciones a realizar, siempre con la intención de darle utilidad como suelo industrial y logístico básico cercano a los muelles de Santa Lucía.

De este modo, se podría satisfacer a corto plazo la demanda existente por parte de empresas portuarias de suelo para almacenamiento y depósito de mercancías de tránsito a otros destinos nacionales e internacionales.