Feteia se muestra muy crítica con los, a su juicio, «graves perjuicios que se están generando en el comercio internacional debido a las irregulares prácticas llevadas a cabo por las compañías navieras».

La organización empresarial de los transitarios refiere especialmente «el empobrecimiento del servicio» que se está produciendo en el ámbito del transporte marítimo, así como las «subidas artificiales de precios e imposición de recargos y premiums para embarcar».

Con más detalle, la patronal estima que ciertas prácticas, como los ‘blank sailings’ o los ‘cut&runs’, «provocan múltiples retrasos en el movimiento de las mercancías, problemas logísticos en tierra, así como encarecimiento artificial de fletes y costes colaterales».

Ante lo que considera una «situación de abuso legalmente discutible», Feteia pide a las autoridades que tomen medidas que «protejan el libre mercado y comercio justo».

En este mismo sentido, Feteia alude, en lo que considera una «situación de prácticas abusivas de las alianzas navieras a nivel global», a la investigación abierta por la Federal Maritime Commission estadounidense por supuestas prácticas irregulares en el servicio en los Estados Unidos.

De igual manera, la federación de transitarios también refiere la advertencia del Gobierno chino de que, como refiere en un comunicado, «no toleraría mayores perjuicios al comercio internacional y en especial en el trade transpacífico, llegando a fijar volúmenes mínimos que asegurasen el flujo de salida de sus producciones, aliviando con su actuación la tensión alcista de fletes».