Al planteamiento realizado por Aecoc la semana pasada, cargando al Comité Nacional de Transporte la responsabilidad de haber llevado las conversaciones entre transportistas y cargadores a “una vía muerta” le ha sucedido la respuesta de CETM, organización hegemónica en el Comité, que afirma que la asociación de cargadores «no parece ser consciente ni del trabajo que realizan sus proveedores, las empresas de transporte».

Para CETM, «si el transporte de mercancías no es todavía más eficiente, al menos en el sentido que propugna AECOC, se debe al deterioro continuo de la actividad de transporte, motivado por las malas prácticas de ciertos cargadores«.

Desde la confederación se carga contra «el incesante incremento de las subastas de transporte (los famosos tenders), las imposiciones a nuestros conductores de realizar labores de carga y descarga, con dilatados plazos de espera en los muelles de los cargadores y las obligaciones de efectuar las recogidas y entregas en horarios imposibles, además del aumento de los plazos de cobro», que, a su juicio, «están destrozando la productividad del transporte, incrementando sus costes hasta extremos inimaginables».

Así mismo, CETM destaca que «los cargadores son perfectamente conscientes de que no negocian en condiciones de igualdad, ni lealmente, con sus proveedores, los transportistas, y de que las condiciones de trabajo no son dignas ni justamente remuneradas«.

Con respecto a la modificación de los pesos y dimensiones, específica, tras poner en valor el esfuerzo inversor y de apuesta tecnológica que realizan los transportistas, que solo son posibles «en determinadas operaciones y recorridos de transporte, y siempre que vayan cargados; de ahí que no se haya generalizado su uso, aún más».