Pese a las informaciones de prensa relacionadas con un supuesto aumento de precios del transporte por carretera, los transportistas autónomos no perciben incrementos en las tarifas que cobran por sus servicios.

Según ATA, «prácticamente en ningún caso, esa situación se produce, más bien al contrario, el transporte por carretera soporta, desde hace meses, la escalada de precios de elementos como el gasoil que difícilmente repercuten sobre su servicio«.

Además, la entidad también señala que el sector sigue viviendo un preocupante proceso de precarización.

De esta manera, la organización empresarial resume la tradicional imposibilidad que tiene el sector para repercutir los incrementos de sus costes sobre los precios de los servicios, algo que se achaca habitualmente a la atomización del sector, que impide que las empresas tengan un tamaño suficiente para negociar con sus clientes.

Del mismo modo, ATA señala que «esta falsa información es una muestra más de la banalización y frivolidad con que en ocasiones se trata la información vinculada al transporte y como esto contribuye a demonizar la figura del transporte por carretera».