Cortes de trafico en la Gran Via

El acceso de los vehículos pesados a la Gran Vía estará limitado hasta el 7 de enero.

La restricción en los accesos de los vehículos pesados a la Gran Vía madrileña sigue generando graves problemas a un sector que esperaba en vano una mejor interlocución con el Ayuntamiento de Madrid y que se ha encontrado con el ya tradicional ninguneo de los responsables políticos, independientemente de su ideología.

En esta línea, ATA estima, aun aceptando que la restricción está justificada, que esta medida muestra «la escasa previsión y el bajo interés de la administración por conocer la realidad del transporte, antes de imponer medidas que les afectan directamente».

La organización madrileña de transportistas autónomos considera que «en el día a día en una ciudad como Madrid no siempre se pueden prever los servicios con cuatro días de antelación, lo que significa que muchos servicios no se podrán realizar, y esto supone un perjuicio tanto para el transportista como para el usuario».

Por este motivo, la entidad considera que «el Ayuntamiento de Madrid cuenta con herramientas suficientes como para poder tramitar los permisos de vehículos, ya identificados por otros menesteres, en un tiempo menor«, al tiempo que pide más colaboración y comunicación, toda vez que, como resalta, el Comité Madrileño de Transportes «siempre se ha brindado a colaborar con el Ayuntamiento», pese a que el consistorio capitalino «incumple el compromiso de dialogo y colaboración con el Comité Madrileño ante medidas de este tipo».