Los órganos de dirección del sindicato vasco Hiru han decidido desmarcarse del paro patronal convocado por el Comié Nacional para mediados de diciembre, aunque, al tiempo, mantendrán su propia agenda de movilizaciones.

En concreto, la organización ha anunciado que llevará a cabo una serie de protestas en noviembre y diciembre para «denunciar la precaria situación del transporte y pedir medidas concretas«.

Además, la entidad también asegura que «el paro convocado está vacío de contenidos» y que ha sido convocado por «grandes empresas y flotas del transporte, que son las principales responsables de la precariedad existente actualmente en el transporte y que, en todo momento, anteponen sus propios intereses por encima de las necesidades del conjunto del sector».

Entre sus reivindicaciones se encuentran el establecimiento de una cláusula de obligado cumplimiento para actualizar los precios del transporte en función de la variación del precio del gasoil y de otros gastos, hacer frente a las condiciones laborales precarias en el transporte, como el control e inspección de las falsas cooperativas, subcontrataciones, morosidad y dumping, así como para reclamar la jubilación anticipada de los transportistas a los 60 años y facilitar el acceso de los jóvenes a estudiso de Formación Profesional en el transporte.

Así pues, los transportistas de Hiru realizarán una marcha en Guipúzcoa el 29 de noviembre para denunciar los peajes que se han puesto a los camiones para presentar en la sede de Bidegi las reclamaciones exigiendo la devolución de las cantidades cobradas indebidamente desde 2018.

Posteriormente, en fechas aún por determinar del próximo mes de diciembre se prevén marchas de vehículos ante los Gobiernos vasco y navarro, para denunciar el abandono de la Administración, así como, por otra parte, una concentración frente a la sede de Confebask, la patronal vasca.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px