En las últimas horas, una gran cantidad de conductores de diversas nacionalidades atrapados por el bloqueo en el Canal de La Mancha han decidido cortar las vías de acceso al puerto británico de Dover para protestar por su situación.

Según informa Fenadismer, «tras varios días de incertidumbre y angustia, en condiciones sanitarias e higiénicas indignas, sin comida decente y lejos de sus casas, los transportistas desesperados se han tirado esta mañana a la carretera de acceso al puerto de embarque de Dover y están cortando el tráfico reclamando poder volver a sus casas».

Flexibilización de los tiempos de conducción y descanso

En este contexto, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, con la intención de facilitar la vuelta a casa de estos profesionales, ha aprobado una nueva resolución que flexibiliza los tiempos de conducción y descanso, al tiempo que permite la posibilidad de realizar el descanso semanal normal en el vehículo.

Esta resolución, que se publicará en el BOE próximamente, es de aplicación a los conductores que realicen operaciones de transporte de mercancías entre Reino Unido y España hasta el próximo 13 de enero, para contemplar exenciones relacionadas con los límites a la conducción diaria, para permitir extender la duración del período de conducción diaria en dos horas, con el retraso del inicio del descanso semanal transcurridos seis periodos de 24 horas, con el cambio del máximo de conducción bisemanal de 90 horas a 96 horas y con la posibilidad de que el conductor tome su descanso semanal normal en el vehículo, siempre y cuando el vehículo vaya adecuadamente equipado para el descanso de cada uno de los conductores y esté estacionado.

Desde hace semanas se viene incrementando el tráfico de camiones hacia el Reino Unido para aumentar el abastecimiento antes de que se produzca el ‘Brexit’ el próximo 1 de enero y así evitar en la medida de lo posible el impacto de los aranceles que podrían imponerse a las importaciones desde el territorio de la Unión Europea a partir de entonces.

Con el paso de los días, los vehículos pesados se han ido concentrando en los accesos en ambos sentidos hasta generar colas que se han visto agravadas en los últimos días por la detección de una nueva variante del Covid-19 que ha supuesto la introducción de severas medidas de control sanitario, entre las que se ha incluido el corte total de las conexiones entre Francia y Gran Bretaña hasta hoy mismo, 23 de diciembre.

El bloqueo, que podría haber afectado a unos 2.000 chóferes españoles, según Fenadismer, ha provocado que miles de conductores estén tirados literalmente en los arcenes de las carreteras o en instalaciones provisionales sin un acceso digno a avituallamiento y aseos que, además, les impedirá regresar a sus hogares para la Navidad.