Para minimizar los robos de mercancía, es imprescindible establecer un protocolo de seguridad en el que se implique a la empresa de transporte. Así se ha puesto de manifiesto durante el webinar celebrado por la Asociación Española de Usuarios del Transporte de Mercancías, Aeutransmer, en la que se han analizado las características de estos delitos y las medidas de prevención.

La futura normativa que impedirá el descanso en cabina podría provocar un aumento de estos ataques, por lo que se recomienda denunciar siempre, para poder desmantelar las bandas dedicadas al robo de mercancías.

Aunque algunos de estos incidentes se producen durante la distribución y reparto en zonas urbanas, la gran mayoría ocurre en polígonos industriales y áreas de descanso. Existen también algunas operativas comunes, como el rasgado de lonas, la suplantación de identidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o el asalto al vehículo en movimiento.

Uno de los principales problemas con los que se encuentran los transportistas es el encarecimiento de las operaciones por la necesidad de adoptar medidas de protección, además de la falta de aparcamientos vigilados con áreas de descanso apropiadas y seguras.

El protocolo de seguridad a aplicar debería incluir la confidencialidad de la carga, la planificación y coordinación cuidadosa de la ruta prescindiendo de las paradas en zonas sin vigilancia, la minimización de los tiempos de espera y la eliminación de rutinas.

Responsabilidad del transportista

Durante el encuentro, se ha podido conocer también la opinión de las aseguradoras, cuyas cláusulas para estas situaciones son cada vez más restrictivas. La premisa para el cobro de una indemnización es la existencia de vigilancia, lo cual no siempre es fácil de cumplir y en el caso de las paradas, se reduce a que se hayan realizado en un recinto cerrado o un parking vigilado.

Por ello, aunque las medidas de seguridad deben recaer sobre el cargador, es fundamental la elección de un transportista de confianza. En la jornada se ha especificado también hasta dónde llega su responsabilidad y en qué casos se rompe esta limitación, como las negligencias graves.

Para establecerla, es preciso tener en cuenta las exigencias legales, pactos contractuales, lugar de estacionamiento, medidas de seguridad, presencia del conductor, conocimiento del valor de la mercancía y contenido de la denuncia.