La escasez de conductores es un problema que se ha venido cociendo desde hace largo tiempo en todos los países desarrollados, que tiene múltiples causas y difícil solución, por lo que al corto plazo se refiere.

En un clima de creciente asfixia en las cadenas de suministro europeas, al que contribuye como uno de sus factores la falta de conductores de camión, UETR aboga por un «enfoque de soluciones más global» para abordar una serie de cuestiones críticas que permitan hacer que la profesión sea más atractiva en el Viejo Continente.

En primer lugar, la patronal de los pequeños transportistas europeos pide que se diseñe «una amplia red de áreas de estacionamiento adecuadas para condiciones de trabajo seguras y protegidas para conductores y transportistas profesionales, ahora más que nunca con la crisis del covid».

De igual modo, la organización empresarial también defiende que se concedan ayudas para la formación de conductores profesionales, centradas en la obtención de un permiso de conducción profesional y la formación profesional, dirigidas especialmente a los jóvenes y desempleados.

Finalmente, la institución también afirma, como refiere Fenadismer, que «garantizar la calidad de las condiciones de trabajo es fundamental para abordar con éxito problemas muy graves como la escasez de conductores».

En esta misma línea, la UETR «valora positivamente el paquete del Gobierno británico sobre facilitación de visados ​​para conductores de la UE y medidas de formación».