El pasado fin de semana, un transportista ha sido sancionado por comer dentro del área de servicio de una gasolinera ubicada en la autopista AP-9, a la altura del municipio coruñes de Teo, según documenta Fenadismer.

Situaciones como esta que pueden darse en una comunidad como la gallega en la que no se permite a los transportistas parar en su ruta para avituallarse, son una muestra de que la Xunta de Galicia «criminaliza injustamente la actividad desarrollada un colectivo que tanto está dando al conjunto de la sociedad durante la pandemia».

Ante esta realidad, diversas asociaciones empresariales gallegas como Fetram, Ucogatra y Fegatrans-Apetamcor, hayn acordado «promover un conjunto de actuaciones y medidas de protesta contra lo que consideran una medida injusta y de desprecio hacia un sector clave para la sociedad y la economía gallega», que se concretarán en la reunión asamblearia que tendrá lugar este 10 de febrero.

Fenadismer considera que el hecho de que solo se permita a los conductores recoger su comida para consumirla dentro de sus cabinas «supone una auténtica humillación y desconsideración hacia los profesionales del transporte, pese a la labor tan esencial que desarrollan».

Cada comunidad autónoma tiene su propia regulación de las condiciones en que pueden para los conductores en ruta, algo que complica la labor de estos profesionales y les obliga a conocer al dedillo cada norma regional para evitar infringirla.