Finsa incorpora la gestion de Transics a su flota de camiones

Las asociaciones de transportistas abogan porque los conductores tengan prohibido por ley participar en las labores de carga y descarga.

La operativa diaria de las instalaciones de Finsa, empresa especializada en la fabricación de tableros de madera aglomerada, detallada por la abogada y asesora del Servicio de Prevención Mancomunado de la empresa Luz Cachafeiro, en el transcurso de una mesa redonda sobre coordinación de actividades empresariales organizada por Aeutransmer, ejemplifican una cuestión en la que las asociaciones de transportistas y los cargadores no terminan de ponerse de acuerdo: la potestad de los transportistas para participar en las labores de carga y descarga

En el ámbito de la prevención de riesgos laborales, la empresa se rige por un sistema de gestión propia que integra sus actividades. En lo que respecta a las operaciones de carga y descarga sobre los camiones, su norma tiene unas instrucciones claras y precisas sobre el papel que ha de tener el transportista autónomo (Finsa no tiene camiones propios) para prevenir los accidentes en las labores de carga y descarga.

Así, durante estas operaciones, el transportista debe situarse en una posición de seguridad que no puede abandonar, estar visible siempre para el carretillero y, como norma general, a unos tres metros de distancia de las operaciones. Según esto, si el carretillero pierde de vista al transportista, debe interrumpir inmediatamente la operativa.

Sin embargo, el carretillero puede autorizar al transportista a abandonar la zona de seguridad y, según indican desde la empresa, «normalmente son los propios transportistas los que piden autorización para salir de esta zona». En cualquier caso, debe seguir siendo visible para el operario que carga la mercancía.

Además, «son los transportistas los que indican la manera en la que quieren que se les cargue la mercancía, para facilitar la posterior descarga y las labores de amarre de la misma», explican desde la empresa gallega.

La Ley lo permite

La ley que regula las condiciones generales de contratación del transporte de mercancías por carretera establece que las operaciones de carga y descarga de los envíos serán por cuenta del cargador, «salvo que el porteador hubiese asumido expresamente su realización antes de la efectiva presentación del vehículo».

Así, tanto la legislación como el quehacer diario de las empresas cargadoras chocan frontalmente con la solicitud que tradicionalmente han venido trasladando algunas asociaciones de transportistas: que los conductores tengan prohibido por ley participar en las labores de carga y descarga.