La Confederación Española de Transporte de Mercancías, CETM, ha manifestado su rechazo a las nuevas cuotas de autónomos que prevé implantar el Gobierno, así como a la subida de impuestos planteada en el Plan de Recuperación.

La combinación de ambas medidas «impedirá la salida de la crisis» provocada por la pandemia del Covid-19, dicen los transportistas, que comparan la situación con la del resto de países europeos, como Alemania, Italia o Francia, que han optado por una rebaja fiscal para encauzar la recuperación.

En su lugar, el Ejecutivo español prepara una subida de impuestos que «supondrá un auténtico descalabro» para empresas y trabajadores por cuenta propia, explican en la CETM.

La recuperación en España pasa por la implantación del pago por uso en las carreteras, la subida del diésel o el IRPF y, también, el aumento del impuesto de sociedades y una fuerte subida de las cotizaciones de los autónomos, lo que perjudicará, según la Confederación, a todo el tejido empresarial.

De esta manera, «la única recaudación que hará Moncloa será la del aumento del paro y la merma de la economía española«. En su opinión, es «inaceptable» que no se planteen medidas que estimulen la recuperación de las empresas y autónomos, y que el “hachazo fiscal” sea el único camino.

El sector del transporte de mercancías, como era de esperar, será uno de los más perjudicados, puesto que no solo se verá afectado si se lleva a cabo la subida del diésel o la implantación de peajes, sino que, además, cuenta con una alta presencia de trabajadores autónomos, cuyas cuotas les ahogarán aún más.