La tercera reunión de seguimiento sobre la entrada en vigor de Madrid Central, que se ha mantenido este pasado lunes 8 de abril con la participación de las asociaciones de transportistas y repartidores afectados por dicha medida, ha finalizado con el abandono de la misma por la mayoría de las asociaciones presentes en la reunión, salvo UNO.

Este abandono de la mesa de negociación se ha producido tras las reiteradas reclamaciones planteadas por las asociaciones sectoriales ante la Delegación de Medio Ambiente y Movilidad del ayuntamiento de Madrid, que siguen sin respuesta por parte del consistorio.

El hecho de que no se hayan atendido hasta la fecha los acuerdos adoptados en las reuniones del pasado 11 de octubre con Inés Sabanés y con la alcaldesa el 18 de diciembre, relativos a la ampliación del calendario de renovación de flotas y como consecuencia de la falta de respuesta a estas demandas, ha provocado el abandono de la Mesa de seguimiento.

No habrá nuevas reuniones

Asimismo se ha tomado la decisión de “no volver a reunirse hasta que por parte del Ayuntamiento de Madrid exista un compromiso real de negociar las legítimas reivindicaciones planteadas por el colectivo de transportistas madrileños”.

En las últimas semanas se han producido modificaciones en el diseño de Madrid Central que han afectado a la mensajería, el reparto de prensa o el delivery, entre otros.

En este contexto, resulta imprescindible que se cumpla el acuerdo alcanzado a lo largo de las negociaciones con el Ayuntamiento, sobre la ampliación de un año del calendario de renovación de los vehículos industriales ligeros.

En opinión de la patronal Cetm, antes de establecer un calendario para la renovación de las flotas, “hay que clarificar con criterios objetivos el futuro de la movilidad y el transporte de mercancías”.

Además entienden que sin garantías que aseguren que el proceso de renovación de las flotas mantendrá su operatividad, durante el periodo de amortización de los vehículos industriales, “Madrid Central no puede imponer ningún calendario sobre la renovación de las flotas”.

El Ayuntamiento de Madrid aprobó el pasado mes de Septiembre, la creación del Area Central cero emisiones, denominada Madrid Central, en la que está limitado el acceso de vehículos exclusivamente para residentes, transporte público de viajeros, vehículos cero emisiones y distribución de mercancías bajo ciertas limitaciones.

Además de las nuevas limitaciones de horario para realizar las labores de carga y descarga, otro de los aspectos más preocupantes para el colectivo de transportistas es la exigencia de la utilización de vehículos menos contaminantes, para lo que se ha estblecido un periodo transitorio de adaptación de tan sólo ocho meses, en lo que se refiere a los vehículos de menor tonelaje, lo que resulta claramente insuficiente.